Yo, maquinista

Con Galicia y su dolor
   No creo haber dicho nunca a que me dedico, trabajo como maquinista en FGC (Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya). Esta semana Galicia ha sido golpeada por el horror a causa de un trágico accidente ferroviario que lamentablemente  ha dejado un gran número de victimas mortales e innumerables heridos tras de sí. En estos momentos tan dolorosos hemos podido comprobar una vez más la solidaridad de tantas personas anónimas que reaccionan casi al segundo para ayudar con todos los medios a su alcance. Hemos sido testigos de la gran movilización humana para arropar a víctimas y familiares de esta catástrofe que desgraciadamente pasa a formar ya parte de la historia de muchos.
 
  Hoy este blog no podía más que mostrar su dolor por las víctimas y sus familiares, así como por el propio maquinista y los suyos. Las personas no somos máquinas perfectas, ni tan solo las máquinas que creamos para que así lo sean logran serlo, todo está sujeto a errores, dejar una cuestión de máxima seguridad como ésta únicamente a manos de un individuo sin cubrir con otros elementos de seguridad, como frenada de urgencia anticipatoria al rebasar el límite de velocidad, es ser demasiado optimista al pensar que nunca pueda suceder una tragedia. A día de hoy no sabemos las causas que impidieron al maquinista reducir la marcha y adecuarla al tramo de vía, pero es bien seguro que si hubiese habido un sistema paralelo que obligara a modificar la velocidad o incluso la frenara hoy no tendríamos que estar lamentando víctimas, sobre todo teniendo en cuenta las características del trayecto. No trabajo con este sistema de reconocimiento de balizas, así que no lo conozco en profundidad, pero no se puede dejar un tema de seguridad únicamente en manos del factor humano, se necesitan medidas más restrictivas para evitar desenlaces de este tipo.
 
   Me uno al dolor de todos los afectados. Lloro todas las pérdidas humanas y todas las vidas truncadas, tantos proyectos que esas vidas dejaron a medias de esta forma tan dramática, tantas mitades ahora incompletas, tanto dolor ajeno que se vuelve propio al ver la desgarradora imagen de la muerte.
 
 
En recuerdo a las víctimas y a sus familias
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Bombón de Pedro Ximenez, Foie y queso sobre espuma de manzana

  Preside la entrada de mi casa un olivo, ya estaba ahí antes de nuestra llegada, en él mis hijos juegan muchísimo, Nuria se encarama a sus ramas desde que inició su vida eréctil.
   Símbolo de las campiñas andaluzas, de los jornaleros tostados al sol,  de la historia de tantas personas que, como mis abuelos, tuvieron que emigrar de la tierra que los vio nacer en busca de más y mejores oportunidades de la que ésta podía ofrecerles. Por mis venas corre sangre andaluza y extremeña, y aunque no he pasado los veranos, ni los inviernos, en territorio sureño siento que una parte de mí está sujeta al lugar que vio crecer a mi padre, Andalucía.
   Para mí este olivo representa mis raíces, lo miro y recuerdo a mi abuelo, que durante tantos años cultivó esta misma tierra donde ahora vivo, lo escucho llamarme, ¡niña! me decía, igual que hace mi padre y ¡cómo me gusta!, las manos temblorosas de sus últimos días... Y a mi abuela, jamás la escuché decir una palabra malsonante, tan femenina ella, tan coqueta... Siempre te dio tanto miedo la muerte... Tal vez por eso te olvidaste de vivir antes de irte. Os llevo conmigo, vuestros recuerdos y vuestras historias viven en nosotros.
 
  
   Mi padre me ha hecho amar su tierra tanto como amo la mía, Montilla lo vio hacerse niño y de ella conserva innumerables recuerdos que ahora también son nuestros, podría escribir un libro con ellos porque no hay nada como escuchar todas sus anécdotas, pasajes de una vida tan diferente a la nuestra . Papa, nunca me cansaré de escuchar tus aventuras y desventuras por esos valles de tu Córdoba querida.
  En Montilla, a parte de los inicios de mi propia historia, se elaboran algunos de los caldos que dan los olivares de esta región, entre ellos la variedad Pedro Ximenez, vino con el que voy a rendir homenaje a los omnipresentes olivos andaluces y a sus gentes.
 

Bombón de Pedro Ximenez, Foie y queso sobre espuma de manzana

 


Necesitamos:

{Para el caramelo}

Azúcar (la cantidad dependerá de las unidades que queráis hacer)
Agua
Salsa Pedro Ximenez (aquí podéis ver la receta)
Moldes de silicona para bombones

{Para la espuma}

2 Claras de huevo
Azúcar
1 Manzana
Agua

{Para el relleno}

Foie
Queso cabra

 
 Primero preparamos un caramelo con azúcar y unas gotas de agua, cuando éste empiece a coger tono dorado incorporamos la salsa de Pedro Ximenez, al gusto, cubrimos las paredes de los moldes de silicona con el preparado (reservando una cantidad para la base) y metemos en el congelador. Cuando haya solidificado rellenamos las cápsulas con el Foie y el queso en forma de capas, volvemos a enfriar para que endurezcan y a continuación ponemos una fina capa de caramelo para cerrar el bombón. Reservamos en el congelador.

  Para preparar la espuma de manzana, pelamos la manzana y la cortamos en daditos, después la ponemos en un cazo con dos cucharadas de azúcar a fuego lento, cuando empiece a deshacerse cubrimos con agua, pasados un par de minutos trituramos para finalmente dejar reducir en los fogones, lo que queremos conseguir con este proceso es un almíbar que añadiremos a las claras, una vez estén montadas a punto de nieve, en forma de hilo sin dejar de batir. Una vez tiene textura de espuma vertemos la preparación en una manga pastelera, para finalmente disponer una base sobre la que descansará el bombón que habremos tenido la precaución de sacar del congelador durante este proceso para que se atempere pero sin perder la consistencia.
 

A mis abuelos



Parc Natural del Cadí-Moixeró (II)



Retomando la escapada al Berguedà...
   Esta va a ser una entrada muy refrescante, ya que después de haber recorrido el tramo que separa Sant Joan de l'Avellanet de Bagà a través de la Via del Nicolau, trás un reconstituyente picnic y una buena sesión de fotos por cortesía de mi hermano, quien nos acompañaba junto a su familia y nuestro tío Diego que es uno más de todos nosotros, decidimos acercarnos a la Font de l'Adou, un lugar con un encanto especial, casi mágico.

Font de l'Adou. Como llegar
   Accedimos a coche por un camino de tierra hasta el mismo salto de agua, como las lluvias han sido generosas este año, nos encontramos un río embravecido con un caudal muy abundante, todo un espectáculo para vista y oído. Por las fotos os podéis hacer una idea de lo que se siente al acercarse a tal magnificencia, pero el sonido... eso no se puede describir con palabras.


 La fuerza de un río salvaje abriéndose camino entre las rocas, y como testigo privilegiado la vegetación que deja a su paso, la vida del agua que junto al sol nos nutre, naturaleza viva en su máximo esplendor.




Bordeamos rio arriba por un estrecho camino con algún pequeño tramo en el que hay que extremar las precauciones con los más pequeños, aunque es de fácil acceso, para a pocos metros encontrarnos con el nacimiento del rio Bastareny.
Creo que en ese momento y durante un largo instante enmudecimos
Nos recibió un paraje sombrío, melancólico y seductor en la misma proporción, la montaña alumbrando al agua, una demostración de lo poderosa que es la naturaleza.
   No pudimos más que sentarnos a la orilla a contemplar semejante maravilla y dejarnos invadir por la sensación de calma y bienestar.

La libertad en movimiento, la furia desbocada, el inicio de un camino y el final de una escapada cualquiera de un domingo cualquiera.

"El río es pasar, pasar y ver todo de pasada; nacer en la madrugada de un manantial transparente y morirse tristemente sobre una arena salada."
EL PUENTE
(Manuel Benitez Carrasco )







 

Parc Natural del Cadí-Moixeró (I).

   
 Existen los malos días, las malas decisiones, los malos oyentes, los malos comunicadores y los que simplemente no quieren entender, estos últimos ya tienen una idea preconcebida y obstinada de algo y ni tan siquiera escuchan otras posibles sugerencias, causas o argumentos que puedan modificar sus estructuras mentales. Últimamente he entablado conversación (por llamarlo de alguna manera) con alguna persona de estas características, ésas que se forman una opinión sobre algo sin tener todos los datos, tan solo por lo que han escuchado de boca de unos y otros. Si queréis un consejo, antes de tomar partido en cualquier conversación o emitir un juicio de valores, primero contrastar opiniones y antecedentes, sobre todo si vais a partir de la base que estáis en posesión de la verdad absoluta, y aún así, es importante dar la oportunidad a todo el mundo de exponer su caso personal, su criterio y su posición dentro del tema así como mostrarse receptivos ¡escuchando de verdad! no se vale hacer que se escucha para después seguir obcecado en el mismo primitivo planteamiento...
 
   Dejando estas reflexiones puramente personales a un lado, hay que decir que afortunadamente también existen... ¡los domingos! o bueno, en su defecto cualquier día que nos permita alejarnos de la rutina, disfrutar con la familia y limpiar el aura de tanta mala energía ;)

   Ya sabéis que nos encantan las excursiones y si además implican picnic campestre incorporado ya no nos podemos resistir a ellas. En esta ocasión hicimos una salida al Parc Natural del Cadí-Moixeró, este parque de montaña consta de 17 municipios y es de gran interés por su biodiversidad, sus paisajes y sus ríos, donde podemos encontrar lugares de una gran belleza y con un gran interés cultural e histórico como es el caso de Castellar de n'Hug, la Pobla del Lillet o Bagà y sus alrededores, donde nos centraremos en esta reseña.
 
 Aquí algunas fotos de Bagà, recogidas por la web, para que hagáis boca...
 
 
 No me digáis que no invita a perderse hasta llegar a esta plaza medieval llena de pórticos.
 

 Tomar aire porque esta entrada promete ser muy larga...

Ecomuseo de Sant Joan de l'Avellanet
Como llegar desde Bagà

    Iniciamos nuestro paseo en Sant Joan de l'Avellanet (El Berguedà), dejamos los coches junto al ecomuseo y nos enfrentamos a unas vistas privilegiadas, desde el mirador podíamos ver  un hato de reses que pastaba despreocupadamente, grandes  y pequeños quedamos maravillados ante tanta belleza.





Todo detalle me parecía extraordinario, las casitas para pájaros, la fuente, de la que manaba un agua helada, a pie de camino y que servía de abrevadero, las vacas con sus crías...




 Empezamos la andadura por la "Via del Nicolau" a través de un túnel natural formado por la boscosa vegetación de la zona, un refrescante entorno que anima a iniciar el camino
















  

 Después de un rato por el sendero llegamos a la pasarel·la del Nicolau, este era un momento esperado por todos ya que se trata de 35 metros de puente colgante hecho de madera y sostenido por gruesos cables, toda una experiencia para los más pequeños. 

 Al paso por el camino, vamos encontrando troncos amontonados en su margen, para finalmente hallar la vagoneta que delata que antiguamente esta ruta albergó un ferrocarril para el transporte de madera entre Guardiola i Gisclareny, obra promovida por el Sr. Tomás Nicolau, dueño de la serrería de Berga, de ahí el nombre de la vía.
 

Al poco nos adentramos en un túnel escavado en la montaña, al atravesarlo el camino se hace más seco y desaparecen momentáneamente las agradecidas sombras provocadas por la arboleda.
 
 

Finalmente llegamos a la zona de picnic que consta de espacio de ocio para los peques y una refrescante fuente de agua potable. Un lugar perfecto para reponer fuerzas y disfrutar en plena naturaleza.
 




 
    En la mesa pastel de atún, libritos de lomo, empedrat de alubias, tortilla de patatas y ¡mucha hambre!
 
 Hasta aquí la primera parte del día, y como ya de inicio esta entrada prometía ser larga, os mostraré que hicimos tras la sobremesa en una próxima entrega. Nos acercamos a la Font de l'Adou, la parte más refrescante de toda la excursión que además tiene por sí misma un encanto especial que la hace única.
Un adelanto...


Respira hondo, cierra los ojos, planea una "domingoterapia" y...!liberate del estrés!