...we remember moments



 
  
Han pasado varios meses desde mi última entrada, y si tengo que decir la verdad había pensado dar una y mil explicaciones del porqué de este abandono, pero en su lugar quiero compartir con vosotros una historia, "el señor que observa tras la verja".
 
 
 
   
    Cada tarde desde hace un mes a la vuelta del trabajo paso por la puerta de una residencia de ancianos, es entonces cuando lo veo tras la verja, aferrándose con fuerza a los barrotes y al último resquicio de realidad, la lucidez debió abandonarlo hace mucho tiempo, en su rostro la sombra del miedo y en sus ojos el vacío de la soledad. Lo saludo tímidamente mientras paso a su lado, hasta que un día por fin no dejo que mi inherente sentido de culpa eluda la responsabilidad que me corresponde como ser humano, y la compasión que cada tarde siento al verlo se transforma en ternura, entonces me aproximo con cautela a su prisión, ante él me siento avergonzada por tantas situaciones que me desbordan a diario, momentos insignificantes ante toda una vida que se escapa.
    El señor que espera tras la verja me tiende la mano y murmura unas débiles palabras que no alcanzo a entender pero que me atraviesan el corazón y el alma, de haberla... Enlazo mi mano a las suyas y siento el gélido tacto de la desesperanza. Huyo, no soy tan fuerte, ni tan valiente, ni tan bondadosa... o tal vez solo escape de esa realidad que me golpea con fuerza, y lloro de camino a casa, entonces me prometo no perder un momento de mi presente, porque el futuro es incierto y el pasado puede un día no existir en mi memoria, porque somos momentos, efímeros recuerdos en las mentes de otras personas, somos las decisiones que tomamos y la marca que dejamos tras nosotros.
 
    Y en ese momento aplaudo mi decisión de retomar mis estudios aunque esto conlleve muchas horas en vela, mucho esfuerzo y mucha dedicación extra, me reconforta saber que estoy haciendo algo que me apetece de verdad sin dar explicaciones a nadie más que a mí misma sobre los motivos que me mueven a ello.
 
    Este año ha sido duro, pero sería injusto decir que solo lo ha sido para mí, también lo ha sido para mi madre que veía desesperada mis amoratadas ojeras y el cansancio de mi rostro, pero que  a pesar de ser la persona que más sufría por mí también ha sido la primera en aplaudir mis logros, y qué reconfortante las palabras de mi padre apoyando en todo momento mi decisión por sacrificada que pareciera. Quiero dar las gracias a mi amiga Sonia por estar siempre, por ser la palabra adecuada en el momento preciso, por levantarme cada vez que mis piernas hacían el amago de parar, por su siempre incondicional apoyo y por tanta fe que me demuestra. A mis hermanos que no dudaron ni un momento que lo conseguiría, aún después de tanto tiempo, a Alex especialmente por llevarme de la mano, porque sin aquel primer día no habrían habido momentos tan felices. A Mª José que hizo que no me sintiera sola en esta aventura, con la que he compartido vivencias y rutina, miedos y esperanzas, que bueno haberte encontrado.
 
    Pero todos mis logros no son solo míos, son también de mi familia, de las horas de juego que les he robado a mis hijos en semanas de exámenes, por el mal humor que han tenido que soportar cada día que me inundaba la sensación de ahogo, por todos los "ahora no puedo" que han tenido que escuchar y que tal vez los haya hecho sentir en un segundo plano temporalmente. A Edu, sin el que ésto no habría sido posible, por desdoblarse y ser mi pieza del puzle cuando yo solo podía repasar una y otra vez el temario, por sacarse un máster en "lava y plancha", por tantas horas jugando con nuestros hijos en el patio para que hubiese silencio en casa, por todas las cenas rápidas que han tenido que comer, por todas las extraescolares que ha tenido que asumir, por tantos ratos en que les habré faltado...
 
    Gracias por bridarme la oportunidad de hacer lo que deseo sin cuestionarme, por no atar mis alas y por entender que estoy aquí aunque tenga anhelos nuevos porque nada podrá nunca substituiros ni desplazaros.
 
 



  Y a los que me leéis y me habéis preguntado por el blog, a los que seguís suscritos aún sin entradas nuevas, a las nuevas incorporaciones, a todos vosotros gracias una vez más por estar ahí. Ya estoy de vuelta :)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
   

4 comentarios:

  1. Bonito relato y bonitas palabras hacia tu familia,eres tan especial para todo, tu agradecida Madre! te quiero!!

    y FEICIDADES una vez mas por tan estupendas notas todo esfuerzo tiene su recompesa!

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti, por dejarnos compartir tus alegrias, enfados, tu esfuerzo, tu tenacidad y empeño. Gracias por ser como eres.
    Siempre estaremos ahí, apoyandote, aunque dejes de estar un tiempo con nosotros.
    Muchas Felicidades por alcanzar tu objetivo. Has sido un magnífico ejemplo para todos.
    T'estimem per sempre Princesa!!
    Edu, Nuria & Arnau.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena!!, mucho ánimo y una historia preciosa...
    Besos, Mª José

    ResponderEliminar

"Cuánto me alegro de que pintes conmigo en blanco y negro graffitis en los muros del planeta y, si falta un color en mi paleta ReGaLaMeLo tu"