Merengue de moras entre hojas de chocolate


   Desde que viera estas hojas de chocolate por la red el año pasado estoy deseando hacer algo parecido, porque no digáis que no es aparente esta presentación.
 
  Para darle forma a las hojas he utilizado este dibujo como plantilla, por motivos de higiene básicamente.




    He impreso el dibujo del tamaño que deseaba y lo he calcado en papel parafinado, he recortado las hojas y las he dispuesto sobre una bandeja, con ayuda de un pincel las he recubierto, generosamente, con chocolate de cobertura previamente desecho en el microondas. Para que sea lo más manejable posible, es aconsejable que dejemos enfriar un poco el chocolate antes de manipularlo, de manera que al levantarlo no chorree, sino que se quede adherido al pincel pero que a su vez podáis distribuirlo por la superficie, conseguir esta textura es interesante porque además nos permitirá acercarnos a los bordes sin manchar en exceso fuera de la plantilla, lo que dificultaría la posterior separación de la base.
 
 


  A una de las hojas, la que corona la composición, le he puesto unas escamas de sal del Himalaya, me parecía muy interesante ese contraste.
 
  Una vez todas las hojas pintadas las conservamos en la nevera hasta que estén debidamente solidificadas, y retiramos el papel de la parte trasera, si en algún caso no es posible la separación fácilmente, bastará con pasar la mano bajo la bandeja, pues el chocolate es muy sensible al calor, seguidamente dar un golpe seco a la bandeja sobre una superficie plana y esto debería ser suficiente para que se separen por si solas sin que se rompan, yo tuve que hacerlo con un par de ellas.
 
  El dilema era que poner entre capa y capa de chocolate, mi primera opción ha sido una mouse de naranja, pero como nos encanta el merengue, me he decidido por este último.
 
 

   Para hacerlo más novedoso, le he añadido una vez ya firme mora en pasta de la casa Home Chef, y no esperaba un resultado tan bueno, pero ha tenido 100% de aceptación, tanta que ya estoy pensando en hacer otras variantes de esto mismo, milhojas de merengue de naranja, de merengue de menta... se acaba de abrir todo un universo ante mí.
 
 
 
 
   Hasta hace poco era una negada con el merengue, lo que he llorado buscando el merengue perfecto...
 
Este es un merengue Italiano, para hacerlo he utilizado:
 
2 claras de huevo (mejor a temperatura ambiente)
200 grs de azúcar
1 vaso de agua (aprox 150 ml)
 
Así se hace
 
Se montan las claras, cuando estén semimontadas, se les añade 1/4 parte del azúcar en forma de lluvia, así, si utilizamos 200 grs la equivalencia será 50 grs, (aunque yo añadí más) con el resto del azúcar hay que hacer un almíbar a punto de bola media, para ello ponemos en el fuego el azúcar restante con el agua y sin mover esperamos a que alcance la temperatura idónea, yo no tengo termómetro así que no os sé decir, pero os enlazo a esta web que hacen una explicación impecable de un buen merengue Italiano, una vez alcanzada se agrega al merengue poco a poco en hilo, sin para la máquina, la mora en pasta la incorporé entre un proceso y otro, es decir, después de añadir el azúcar en forma de lluvia pero con las claras ya bien firmes.
 
 
 
  Para la presentación he dispuesto en la base del plato un hilo de azúcar moreno y sobre ella, en un extremo, una porción de merengue que retiré antes de incorporar la "pasta de mora" sobre el que he dejado caer azúcar dorada, en el extremo opuesto capa de chocolate alternada con el merengue, teniendo en cuenta reservar para el final la hoja salpicada de escamas de sal del Himalaya. Vamos, todo un placer para los sentidos.
 
 
 
 
  Porque aunque el mundo se empeñe en negarlo, sigue siendo otoño.
 
 
 
 

1 comentario:

  1. es una pena no haber estado ese dia aqui para probar esa delicia!!
    besos corazon, tu mami!

    ResponderEliminar

"Cuánto me alegro de que pintes conmigo en blanco y negro graffitis en los muros del planeta y, si falta un color en mi paleta ReGaLaMeLo tu"