Clones apabullantes y helado de frutas del bosque y fresas

   CLONES, POR TODAS PARTES CLONES... tal vez sea solo una apreciación mía pero veo clones allí donde miro, una falta de autenticidad bochornosa. En las ropas que vestimos, las cosas que compramos, la manera en que nos comportamos, los lugares que visitamos... y lo más preocupante, incluso en las cosas que pensamos, las decisiones que tomamos y las acciones que realizamos.
  
   Los veo en la calle, muchas víctimas de la dieta dukan, todos delgadísimos, pero... ¿sanísimos? todos buscando el mismo patrón de delgadez extrema, en facebook, donde personas que admiran a otras imitan cada uno de sus movimientos y reaccionan instantáneamente a cualquier petición que se cuelgue en un muro, como perdiendo todo control de su mente, me refiero a casos extremos, preguntas banales y sin sentido como "¿cuántos pares de calcetines rosas tenéis?" y se pierde el norte de tal forma que durante los próximos quince minutos se paraliza el mundo para que unas cuantas centenas de personas cuenten sus calcetines para satisfacción del Ego de la preguntante. Cómo si contar esos pares de calcetines te transformaran por un momento en un clon de esa persona, para regocijo extremo del contador. Podría seguir infinito, pero hoy ni tengo ganas de aburrir a nadie, ni estoy indignada ni molesta por nada, momento idóneo para este tipo de reflexiones, entonces sí que podría añadir innumerables casos de clonaciones, tal vez otro día pueda despacharme a placer.

  Sin embargo, quiero destacar la autenticidad de muchas de las personas a las que conozco, cualidad inestimable y que valoro en demasía, como aquella que se pone sus pendientes de piezas de colores a juego con su anillo causando la envidia de muchas otras que no se atreven a tener personalidad y ponérselos, aquella que con más de treinta se hace unas trenzas o se planta una diadema con un corazón o una flor, aquella que se casa de fucsia contra todo pronóstico sin importarle lo más mínimo cualquier opinión que no sea la suya, aquella que tiene una afición no populista y lo grita a los cuatro vientos, aquella que no necesita avanzar tecnológicamente y muestra dignamente y sin ningún tipo de complejo su móvil de concha, que para llamar ya le sobra y le basta, al que se muestra tal y como es sin miedo al qué dirán... Aquellas personas tan auténticas que sin ellas en el mundo no habría cromatismo posible, para todas ellas.


Helado de frutas del bosque y fresas 





Necesitamos

100 grs de azúcar
100 grs de azúcar invertido
300 grs de frutas del bosque congeladas
300 grs de fresas congeladas
550 grs de nata 35% matéria grasa muy fría

Así lo he hecho

  Introducimos el azúcar en la thermomix y trituramos 20 segundos velocidad progresiva 5/10 acto seguido incorporar el azúcar invertido y mezclar, a continuación agregamos la fruta congelada  programando 30 segundos misma velocidad y finalmente la nata muy fría durante 1 minuto velocidad 5  ¡ listo para consumir !





  Con estas cantidades salen bastantes raciones, el año pasado lo hacía en menor cantidad y siempre al momento pues el problema que me había encontrado con los helados de thermomix es que al llevarlos al congelador adquirían un aspecto poco atractivo debido a su cristalización, en la parte superior solían aparecer pequeñas trazas de hielo en forma de diminutos cristales y había optado por desecharlo.
 
  Descubrir el azúcar invertido y aplicarlo para este tipo de preparación ha sido genial, ahora puedo tener el helado hecho con anticipación, la única pega es que después de horas en el congelador se vuelve muy duro, pero se soluciona dejando atemperar durante unos minutos la terrina fuera de la nevera. El de la imagen es de un día para otro y no varió para nada el sabor ni el aspecto.

  Aunque para su utilización en helados se substituye en torno al 30% del azúcar normal por esta preparación yo le he hecho al 50% teniendo en cuenta que es mucho más dulce que el azúcar normal y las características de las frutas del bosque, se ha equilibrado el sabor sin perder el punto de acidez.

  El enlace que dejo es del blog de Goizalde que lo explica a las mil maravillas y es también de donde yo lo he hecho siguiendo sus pautas y consejos. Tiene además unos donnuts caseros con una pinta impresionante que tengo pendientes hacer y para los que hice este azúcar invertido, pasaros a visitarla, aunque seguro que muchos ya la conocéis.







Si perdemos nuestra identidad no habrá nada que nos haga resaltar entre la multitud



No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Cuánto me alegro de que pintes conmigo en blanco y negro graffitis en los muros del planeta y, si falta un color en mi paleta ReGaLaMeLo tu"