Códigos, rozar el cielo y plataforma giratoria casera

  No voy a cuestionar cuales son los mayores logros de la humanidad, ni sus indiscutibles avances científicos y tecnológicos, pero que me decís de la comunicación, esa expresión verbal, corporal, escrita...que contribuyen al desarrollo de las relaciones humanas.
  Valoro enormemente el lenguaje, lo trabajo en casa con mis hijos, me parece un bien preciado. Tener las mejores herramientas para expresar todo aquello que uno piensa te convierte en un orador eficaz.

  La nueva forma de expresión no visible derivada de los avances tecnológicos puede en un futuro relajar la importancia de los códigos gestuales, en ocasiones no es tan importante aquello que digo, sino la manera en que mi cuerpo lo expresa. Probablemente habré tenido que enviar tres whatsapp para que captes el mensaje subliminal de una conversación, cuando, en una expresión visible me habrías captado a la primera. Es por eso que abuso de los emoticonos, para que esas falsas realidades expresivas transmitan a mi interlocutor no solo aquello que quiero decir sino también, en ocasiones, mi estado de ánimo.
 
  Aunque utilizo los nuevos canales de comunicación sigo dándole una importancia superlativa a la calidez de las expresiones humanas de contacto, me gusta decir lo que digo e incluso lo que no digo y expresa mi cuerpo involuntariamente.




  Me animé a probar con el layer cake de Bea porque las fotos me cautivaron, pero he de decir que no tanto como su impresionante sabor. Este es uno de esos bizcochos que mientras los preparas piensas - "esto no lo veo nada claro" y cuando lo pruebas dices - "¡Dónde has estado toda mi vida!"

 Preparando todos los ingredientes con antelación no me parece nada laborioso, ella lo explica genial y el formato es estupendo para imprimir, yo lo hice tal cual su receta salvo el SMB al que no respeté las medidas de las fresas, añadí más y junto a estas mermelada ecológica. Os dejo unas fotos del resultado, para la receta pinchar el enlace.




 Resulta tan jugoso y esponjoso en boca que es un placer saborearlo, es muy ligero, para mí comerlo es lo más parecido a rozar el cielo.


Los frascos de la imagen son botes de conserva que he decorado para darles una nueva vida




  Pero por si mi criterio no era suficiente he compartido con familiares y compañeros esta delicia y creo que todos coincidimos en el veredicto.

  Transportar una porción parece sencillo, sin embargo me parece estéticamente poco atractivo, así que ingenié una manera más llamativa a la vez que original de agasajar a mis comensales, para cautivarles la vista en la misma proporción que el paladar.

  Elegí unas copas a conciencia y distribuí el pastel de una forma llamativa, para taparlo bastó una capsula de cupcake previamente planchada y de las mismas tonalidades. Para mí resultó muy cómodo de transportar y ha encantado el resultado.






  Chicos, gracias por ser mis conejillos de indias.





   Y por ultimo... un truco para improvisar de manera rápida y eficaz una plataforma giratoria para pasteles en casa, en esta ocasión dada la decoración que he elegido no me ha sido necesario utilizarla, pero por si a alguien no se le ha ocurrido...

Plataforma giratoria casera

  Es fácil adivinar que el 90 % de la población tiene hoy en día microondas, en la era de la tecnología este electrodoméstico parece obsoleto, si hasta yo tengo un Iphone... aunque no utilice ni la mitad de sus funciones y mira, como reto un Ipad si este post supera los veinte comentarios ¿Hace Edu?

  Bueno que me disperso, si queréis tener un improvisado plato giratorio para decorar vuestros pasteles, utilizad las ruedas y el plato del microondas, de esta manera podréis trabajar con mucha facilidad.





Espero que os sea de ayuda.

 Las fotos de este post son cortesía de mi hermano, gracias por tanta generosidad, entusiasmo y amor.


Si saboreas la vida poco a poco no perderás detalle.

Unas casitas muy coquetas

  Desde que Ana me pidiera que le montara su paradeta para el evento del "tren solidari" voy haciendo cositas poquito a poco y según viene la inspiración, que a veces se coge unos días de vacaciones. Como este evento es un acto benéfico y  se organiza precisamente para recaudar fondos, quiero trabajar con materiales que ya tengo y reciclar muchas cosas para no añadir coste alguno para este menester, solo se trata de que la mesa llame un poquito la atención y todo el que pase quiera acercarse a comprar las maravillosas galletas que Ana hará para la ocasión.

  Con mucho gusto colaboraré con esta iniciativa, no solo ayudando a Ana, ya adelanto que voy a donar algunos kilos de cacao en polvo (que un alma caritativa me hizo llegar hace un par de meses) que se repartirán de forma gratuita y en bolsitas individuales entre los compradores del stand de las dulces pasiones de Ana (por si alguien no la conoce podéis ver sus trabajos aquí) hasta fin de existencias.

  No quiero desvelar toda la decoración, pero nuevamente estoy encantada con el resultado, esta vez se trata de unas casitas decorativas muy muy fáciles de hacer, no se tarda más de veinte minutos en crearlas y el resultado es fantástico.






  Pese a que en casa tenemos abierta la guerra al humo, mi marido es de las pocas personas que conozco que todavía se resiste a abandonar el habito de fumar y una más de las que se han lanzado a la moda de hacerse sus propios cigarros (a ver si en la próxima subida se une al grupo de los sin humos) estas casitas está hechas con los envases de tabaco para liar y por supuesto se puede hacer con infinidad de cosas más, tengo en mente alguna que otra opción, mucho más sana, envases de zumo, leche, cajas de zapatos... a vuestra elección. El material del que están hechas es fácilmente perforable y el tamaño (para hasta 120 cigarrillos) perfecto. ¡Pero ojo que no quiero incitar  a nadie a fumar! cuando tenga algunos resultados con otras opciones os las mostraré para que veáis que quedan igual o incluso más bonitas. Como no me parece de buen gusto poner una foto de tabaco ni creo que sea necesario no os mostraré el bote.

  Y aprovecho, como ex fumadora que soy desde hace diez años, para animaros a todos los que arrastréis ese lastre a liberaros de él


Permitiros salir de casa sin revisar una y otra vez si lleváis el tabaco, el mechero, dinero para compra y tiempo para hacerlo.
Es una carga demasiado pesada
Tu salud te lo agradecerá
Y una última petición, si estás embarazada por favor, no fumes, respeta la vida que llevas dentro


Os muestro las casitas más de cerca para que apreciéis los detalles, veréis que los materiales son bien sencillos, cartón, papel, cutter, pegamento, cintas, cordón, cañitas, mis aliados de siempre.









  Ya veis que estoy haciendo modelos diferentes, para la casita con tejado he utilizado el papel interior de unos zapatos monísimos que me he comprado recientemente, las solapas de cartón de una caja de embalaje que rondaba por casa y cinta dorada de mi colección, aprovechando que la tapa ya era de este color.

  Primero hice el agujero al bote ayudándome de un cutter, luego lo forré con papel liberando el hueco anterior, seguidamente diseñé el tejado, con diferentes elementos, al que inserté una cuerda  y por ultimo me dediqué a los pequeños detalles, intentando crear la máxima harmonía al conjunto estético y cromático.

  Una manualidad rápida y muy agradecida que espero os animéis a hacer
No hay batalla más perdida que aquella que no se ha iniciado





 



 

 

Caminos de mesa con blondas y papel crepé

  Con la llegada del buen tiempo cada vez nos apetece más comer al aire libre, yo por norma general recurro al menaje de papel cuando se trata de una comida multitudinaria e informal, por dos razones obvias, la primera me parece muy práctico, me permite ser creativa y multicromática sin excederme en el presupuesto, la segunda la facilidad con la que te permite retirar la mesa, es inevitable que durante el transcurso de la comida el mantel quede manchado, con restos de migas y demás, bien, antes de servir los postres y el café al retirar los platos retiramos también nuestro papel, si hemos tenido la precaución de poner varias capas ¡genial! nuestra mesa vuelve a estar puesta e impecable sin tener que organizar demasiado alboroto.

¿Pero y si además queremos dar un toque personal a nuestra mesa? Hoy os propongo que la complementéis con unos bonitos caminos, hechos por vosotros. El papel de pinocho o papel crepé es muy versátil, podéis utilizarlo para infinidad de cosas yo lo he unido a estas blondas y me ha gustado tanto el resultado que quería compartirlo.




  Necesitáis papel pinocho, blondas y una máquina de coser. Recortáis el ancho del papel a vuestro gusto, sin necesidad de desenrollarlo si es de un grosor poco importante, preparamos las blondas cortándolas por la mitad y las unimos con ayuda de la máquina de coser tal que así.







Y el resultado será algo parecido a esto por solo 1,45€





  Este camino es para una mesa muy especial, llena de solidaridad, porque este año  El tren solidari vuelve con energía renovada, esta vez recaudando fondos para los afectados por el síndrome de Ollier. Esta organización no lucrativa ha sido creada por un grupo de trabajadores de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya con el único fin de ayudar a combatir las enfermedades minoritárias, podéis encontrar información en el enlace, haceros socios o colaborar con un donativo puntual.


  Desde aquí la enhorabuena a mis compañeros de FGC  por esta iniciativa que los honra enormemente, por tanto esfuerzo y tanta dedicación como están demostrando con este proyecto.




detalle de los cubiertos también con blondas



  Los próximos 16 y 17 de junio ajudan's a ajudar en la segunda jornada lúdico esportiva que se celebrará con la colaboración del ayuntamiento de Sant Boi de Llobregat y Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC)