Bombones helados

   Empieza a no preocuparme que sean las seis de la tarde y la calefacción no esté puesta, el generoso astro sol empieza a llenar todo de vida tras un largo letargo, buena señal, se acerca la primavera... lo que significa que a partir de ahora mis idas y venidas al garden van a ser demenciales.

   Es imposible que no apetezca llenar todo con flores y crear ambientes refrescantes que, paradójicamente, crean escenarios cálidos y acogedores.

  Con motivo de la incipiente llegada de las buenas temperaturas ya he provisto mi congelador de una buena tarrina de helado y algunos días los postres se han convertido en una fiesta en la que cabía de todo, base de toffe, helado, más toffe, virutas de colores y trocitos de fresa ¡sí! en el mismo recipiente, casi era tan fascinante prepararlo como ingerirlo y sí, Nuria y yo abusábamos de todo en exceso, Arnau mucho más comedido se abstenía en muchas ocasiones de algún que otro elemento.

  Esto está muy bien para cuando puedes disfrutar de una sobremesa a la que tu pones el punto y final, pero para cuando hay prisa y te apetece algo dulce y refrescante, o solo te asalta el capricho de la gula,  estos deliciosos bombones helados y sí también se pueden hacer con palito.




  Se componen básicamente de helado, en este caso vainilla y fresa, recubierto con una fina capa de chocolate. Estos que veis son de uno, otro o ambos sabores combinados con toffe o sirope de fresa.
Después de mezclar los sabores y formar bolas con un vaciador de fruta redondo, las he dejado reposar en el congelador, luego tan solo quedará bañarlos en chocolate, al estar congelados solidifica en el acto así que una vez recubiertos y decorados ya se pueden guardar de nuevo en la cámara para darnos un pequeño momento de placer a cualquier hora del día.


  Otra variante es aquella en la que nos ayudamos de bomboneras o si no tenéis unas cubiteras también harán la función, he probado ambas técnicas y he tenido problemas con la base de cierre de las bomboneras, no he conseguido la temperatura idónea del chocolate y se ha formado una gran placa, una verdadera lástima, porque nunca había hecho bombones y tengo que decir que con este tipo de molde de silicona queda un acabado de la cúpula perfecto, fino, uniforme y satinado.

  Sin embargo el chocolate blanco que he utilizado para los moldes de las cubiteras si han cubierto mis expectativas y es que de los errores se aprende.




Bombon helado de chocolate blanco con interiror de fresa y toffe, en cubitera


En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante y detrás de cada noche viene una aurora sonriente (












4 comentarios:

  1. yo puedo dar fe de que los bombones estan de vicio y cada dia la primavera esta mas cerca aunque en tu corazón siempre lo es.

    ResponderEliminar
  2. Chiquilla que buena pinta que tienen... estoy por animarme ha hacerlos....

    ResponderEliminar
  3. ¡anímate mujer! rellena de chocolate una cubitera, por ejemplo, retira el exceso colocándola boca abajo, deja enfriar en la nevera, una vez frío rellena al gusto y deja en el congelador hasta que esté bien compacto, luego cubre cada uno de los orificios con más chocolate de igual o incluso diferente sabor, deja solidificar, desmolda, conserva en un recipiente bien sellado en el congelador y ¡a degustar! un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Tienen que estar ricos riquisimos!!!!, como me tienta hacerlos!!, ah y me encanta el nuevo aire de tu página, hay que irse renovando, muaksss
    ahhhh y como siempre soy Ana

    ResponderEliminar

"Cuánto me alegro de que pintes conmigo en blanco y negro graffitis en los muros del planeta y, si falta un color en mi paleta ReGaLaMeLo tu"