Una petición y chocolatinas con menta

    Existen en mi vida tres realidades, la personal, la laboral y la entelequia, de la que este blog forma parte, ni que decir tengo que la primera de ellas es para mí la más importante, la segunda necesaria y la tercera complementaria.
   Tantas vidas anónimas detrás de cada comentario, de cada visita. Una de mis imágenes predilectas es aquella que me regala la oscuridad de la noche, las luces encendidas en los hogares y tantas historias tras ellas...
   Esta vida paralela no es un sucedáneo, aunque tal vez sí un aditivo a mis otras dos realidades que me permite interactuar con personas auténticas y a las que me siento cercana. Por ello no quisiera ser nunca una "bloguera anuncio" que constantemente bombardea facebook y a las que yo personalmente he acabado ocultando porque, sinceramente, me saturo, así que si algún día algo así me sucediera por favor que alguien me dé un golpe de realidad, que es muy bonito tener criterio propio y yo solo me veo capacitada para compartir ideas y descubrimientos.

   El año pasado por estas fechas hice cupcakes de after eight, a mi manera, ya que como carecía de esencia de menta utilicé caramelos de ese sabor como medida desesperada para hacer la buttercream  y el resultado fue increíble.


Cupcakes after eight

  Como en casa adoramos este sabor he decidido rendir homenaje a las codiciadas chocolatinas   y este ha sido el resultado.



 Ingredientes

250 grs de chocolate
200 grs de azúcar glas
3 cucharadas soperas de nata 35% de materia grasa
2 cucharadas soperas de peppermint

Así se hace

  Derretir la mitad del chocolate en el microondas primero un minuto y después a intervalos de 30 segundos para evitar que se queme, extender en un molde, previamente forrado con papel sulfurizado, una capa fina de chocolate y reservar en la nevera.

  Preparar una crema a fuego lento con el resto de ingredientes procurando la perfecta disolución del azúcar, agregando en último lugar el peppermint que además de darle sabor coloreará la pasta, es importante que el resultado final no sea muy líquido.

   Cuando la crema esté tibia extenderla sobre el chocolate reservado y meter en la nevera hasta que esté totalmente fría. Mientras, derretir el chocolate restante y cuando baje la temperatura cubrir con él la última capa, mantener en la nevera en la nevera hasta que solidifique.


Menta y chocolate

   He utilizado un molde 25x25, es una pena que no hiciera foto alguna de esas enorme chocolatina... luego ayudada de un cuchillo, calentando el filo con un soplete, he reducido el tamaño en porciones individuales.



"No es perfecta más se acerca a lo que yo, simplemente soñé"  (Pablo Milanés)



Que no se ponga la luna de miel...


  Aquí estoy, intentando escribir algo sobre el amor, pero San Valentín no me inspira, solo veo consumo ¿será porqué no me gusta que me impongan nada? ahora bien, como vivimos sumidos en el stress y muchas parejas se abandonan por el efecto la de cotidianidad, he decidido unirme a todos los blogs que estos días están ensalzando el amor y aunque hoy parezca carecer de verborrea, que ya habrá quien la agradezca... Os traigo una receta, con todo aquello que uno proyecta cuando piensa en una velada romántica (o eso nos han dicho las películas)



A la luz de las velas...
 
  He reciclado un tarro de cristal y lo he convertido en este romántico candelabro, tan solo he utilizado papel Kraff, del que estoy últimamente enamorada, por ese motivo va a ser uno de los protagonistas de las imágenes que ilustrarán este post. He arrugado intencionadamente el papel al que le he cosido a máquina un corazón de cartulina rojo para acabar la decoración con cordel natural, que me parece le da un look muy country. En la base, azúcar coloreada de rojo para elevar la vela y ocultarla tras el papel.

  Los corazones que se muestran en el lado derecho de la imagen son de azúcar y están hechos a partir de la receta de Morgana y que después también publicó la receta de la felicidad modificando el tiempo de espera, os recomiendo que los hagáis si todavía estáis pensándolo, a los niños les encanta transformar las cosas y si no conocéis a Sandra pasar a verla tiene un blog lleno de humor, recetas fantásticas y unas fotos increíbles.

  Hace unos días pasé por el blog de Natalia, ¡Nat que divertida eres! había hecho unos cerditos rellenos y no lo dudé un minuto, al día siguiente merendamos en casa dulces cerditos rellenos, son ideales para un cumpleaños y claro además de cerditos podéis hacer otras formas, conejos, osos y corazones...



Para corazones rotos, enamorados, románticos, reparados e incluso parcheados

  Para el relleno he utilizado queso de cabra, fresas y mermelada, pero podéis hacerlos de todo aquello que imaginéis, dulces o salados ¿quién pone alas a la imaginación?



Mi relleno ¿te atreves?

  Y después de crear ambiente y tomar unos aperitivos ¿qué tal si pasamos al postre? nata, fresas y cava son los protagonistas de un romántico pastel  para celebrar el amor.


Mousse de cava con corazón de fresa y nata

Mousse de cava con corazón de fresa y nata


Para la base Pionono con chocolate (thermomix)

Ingredientes

120 grs de harina
120 grs de azúcar
4 huevos
1 pellizco de sal
1 cucharada de chocolate en polvo

Así se hace

Precalentar el horno a 180º, con la mariposa en el vaso colocar los huevos y el azúcar y programar 6 min. 37º velocidad 4, pasado este tiempo volver a programar misma velocidad y tiempo sin temperatura. Cuando finalice añadir la harina, la sal y el caco y programar 4 segundos velocidad 3, si no se ha integrado completamente la mezcla remover suavemente con la espátula. Extender obre papel sulfurizado y hornear durante 10 minutos. Luego cortar un  circulo del tamaño que deseéis y adherir unos corazones, que recortareis del sobrante, con la ayuda de unos palillos por todo el exterior apoyándolos a la parte interior de un molde circular, yo he utilizado uno extensible de 22 cm de diámetro y 8,5 de altura

Nata y fresas

Ingredientes

200 grs de nata 35% materia grasa
1 sobre de gelatina de fresa
75 grs de azúcar glas

Así se hace

Montar la nata con la gelatina y el azúcar, agregar trocitos de fresas  limpias y secas y colocar en un molde de tamaño inferior al que hemos utilizado para el pionono ( en mi caso 18 cm) y colocar en el congelador.

Mousse de Cava

Ingredientes
300 ml de cava (si te gusta fuerte, yo he utilizado un Brut Nature)
300 ml nata 35 % de materia grasa
2 claras
85 grs azúcar


Así se hace

Poner la gelatina en remojo con agua fría hasta que ablande, una vez escurrida colocar en el fuego con una cucharilla de agua hasta  que se diluya.
Montar la nata hasta que tenga un punto muy fuerte y añadir el cava y la gelatina, una vez integrado reservar en la nevera durante 2 horas.
Pasado este tiempo montar las claras con el azúcar hasta conseguir un merengue brillante y añadir con cuidado la mezcla de cava reservada en la nevera.



Montaje

 En el molde donde tenemos el pionono preparado volcamos la mitad de la mousse de cava ( yo no puse la mitad por miedo a que me rebosara el molde, pero no fue así) a continuación, desmoldamos la nata con las fresas que teníamos en el congelador  y la situamos sobre la primera capa de mousse de cava ( ahora sería el momento ideal para retirar los palillos) una vez dispuesta, acabamos de cubrir con el resto de la mousse y reservamos en la nevera, yo le he tenido cerca de 24 horas (no es necesario tanto) y antes de desmoldar la he dejado dos horas en el congelador para facilitarme el proceso.





 Decoración

 He elegido una decoración sencilla, unos rizos de chocolate, unas fresas naturales pintadas con gelatina y un borde de azúcar rojo teñido con colorante alimentario en gel, para hacerlo cómodamente he introducido el azúcar en una bolsa con una gota de rojo y he movido el interior con movimientos circulares luego cortando una de las puntas he decorado el borde de la mousse.
 Para los rizos de chocolate solo es necesario pintar unas tiras de acetato, enrollarlas y dejar en la nevera el tiempo suficiente para que solidifiquen y adquieran la forma.



foto por http://cazandolaluz.blogspot.com/



Que todas las noches sean noches de boda, que todas las lunas sean lunas de miel.