¡Por fin merengue!

   Me encanta el merengue, no puedo remediarlo, si tenía ganas de tener una amasadora era por ese utensilio batidor que me iba a entregar al paraíso del merengue casero y lograr hacer mis delicias más dulces.


   Dado que encuentro descabellado comprar una máquina como la Kitchen Air para este menester, siendo exclusivamente para producción casera y teniendo este año esta conciencia del ahorro, decidí pedir a los reyes una mucho más económica, pero no creáis, 87, 26 € de merengue ¡ya son ganas! pero llevo toda mi vida intentado hacer uno medianamente en condiciones y sinceramente luego no te das cuenta y has gastado lo mismo o más en dos tonterías... Bueno sin autoconvencimiento, aquí la tenéis

  No hay que decir que desde que la tengo ya he hecho merengue ¡dos veces! y claro, no me iba a quedar solo con el tradicional, también he hecho uno versión toffe, que ha quedado muy bueno, aunque solo apto para adictos al dulce.




  Hay veces que antes de hacer una cosa ya tienes claro que no deberías hacerla, pero los impulsos son tan fuertes e incontrolados que por más que te esfuerzas en contenerte nada consigue frenar que te precipites al desastre, eso me pasó ayer mientras preparaba el brazo de gitano de merengue que me había pedido mi hermana ¿hay algo que se le pueda negar a un hermano? y si además te trae un sobrinit@ pues menos todavía...
   Había preparado el almíbar, a punto de bola y algo más, montado las claras y unido ambos ingredientes, todo listo, el merengue con un brillo y una firmeza espectacular, retiro el cazo del almíbar para sumergirlo en agua y por el camino no puedo evitar ¡meter el dedo! ¿os lo podéis imaginar?  hacia tiempo que no sentía un dolor tan profundo, todavía estoy preguntándome ¿porqué? pues simplemente porque "me pudo la pasión", el resultado, más de media hora de dolor intenso y un dedo a lo ET que no se cuando voy a recuperar.

  Pero os dejo con el resultado final, porque incluso la pérdida de huellas dactilares mereció la pena.





  Y aunque me gusta algo más esponjoso, lleno de burbujitas de aire, ese merengue que te lo metes en boca y practicamente desaparece cual algodón de azúcar, no estoy descontenta con los resultados que estoy obteniendo, voy a seguir investigando hasta conseguir mi merengue soñado, ese que comí tantas veces cuando Sabina todavía me cantaba aquello de " Y sin embargo", cuanto años endulzaron mis tardes...


Detalle de la rosa negra en fondant

Por suerte tiempo después mis tardes se volvieron dulces por ellas mismas porque "contigo aprendí"

6 comentarios:

  1. Gracias por la informacion y como se llama la maquinita, porque he visto una en el aldi sinoo igual muy parecida y cuesta 129€ asi que ese precio ya se diferencia del tuyo, yo compre una del lidl por 69€ va bien pero si se puede mejorar y npo me gasto mucho dinero mas pues.... mejor no

    ResponderEliminar
  2. Hola Nayibe, te informo, la amasadora en cuestión es una Bomann, la hemos comprado en Amazón, donde su precio es sustancialmente más económico que en otros sitios donde hemos mirado, es muy ligera aunque sus potentes ventosas la sugetan perfectamente, solo le veo dos fallos, uno el ruido y dos según las instruciones es recomendable hacer intervalos de marcha y reposo cada diez minutos durante su utilización ... Yo no lo he hecho y ha resistido pero...

    ResponderEliminar
  3. Que pinta tiene el brazo de gitano!!!! Y yo con este hambre ciego y queriendo hacer dieta...XD!!!
    ¿La masa del brazo de gitano también la has hecho con la máquina ? X cierto en algunos foros hablan muy bien de ella.....

    ResponderEliminar
  4. A mí tambien me encanta el merengue y esa rosa negra me parece fantástica!!

    ResponderEliminar
  5. El brazo de gitano esta buenisimo,no me duro ni dos dias :p la rosa se la comio la niña pero yo por mi la habria guardado era guapisima y más de color negra que me encanta.

    ResponderEliminar

"Cuánto me alegro de que pintes conmigo en blanco y negro graffitis en los muros del planeta y, si falta un color en mi paleta ReGaLaMeLo tu"