Vivir en rosa, una declaración de amor y un pastel escondido

   Llevo un mes viviendo en rosa, compartiendo con vosotros algunas de las cosas que han surgido desde que decidiera la temática del cumpleaños de mi hija Nuria. Hace ya algún tiempo compré piezas de una vajilla preciosa y que adornan nuestros desayunos siempre que los horarios nos lo permiten.

  En torno a esta vajilla, que adora, ha girado todo mi mundo durante este mes, mi mente estaba tan activa que mi cuerpo parecía no poder seguirla, pero pudo y aquí está el resultado.


Del principio al fin
  Siempre he tenido  vocación de  madre, había soñado con ese momento en muchas ocasiones así que cuando ella llegó vi materializado aquel anhelo de juventud que durante algunos años solo parecía una quimera.
  Te quería mucho antes de conocerte, antes incluso de engendrarte, podría asegurar que percibí el momento exacto en que te instalaste en mi vientre. Desde aquel instante el resto de mi vida pasó a un plano muy alejado de la realidad que había conocido hasta entonces, te convertiste en mi prioridad absoluta.


Nuria, llegaste a mi vida para llenarla de alegría, para complementarla y ahora esta te pertenece, toda te daría si la necesitaras


Este ha sido un mes muy intenso, quería que todo estuviese precioso el día en que cumplieras ocho años

La mesa
Os dejo algunos detalles de cómo transcurrió el día






cake pops de frambuesa

  Estos cake pops los hice con la receta de Alma a su masa le he agregado trocitos de frambuesa semi congeladas antes de hornear, es muy agradable encontrarlos le da frescor y un punto de acidez a la receta muy interesante, hice cupcakes y reservé masa para estos cake pops, desmigué el bizcocho y añadí queso crema philadelphia y mermelada de frambuesa hasta obtener una consistencia suave y maleable, los hice muy clásicos, creo que unos corazones también habrían quedado muy bonitos, y los bañé con Candy Melts rosa sabor vainilla.

  Desde que llegaron a casa estos Candy Melts no pude dejar de comer uno tras otro botón, tuve que auto esconderme la bolsa por temor a acabar con ellos, había probado los rojos, pero estos pese a ser del mismo sabor para nada eran iguales, me parecían deliciosos, tan suaves y cremosos... tanto me gustaron que decidí usarlos para el relleno del pastel... pero esto os lo explico más tarde.







  Hicimos un taller de galletas y después cada niña se llevó sus obras a casa, les narré un cuento, en el que estuvieron muy participativas y hubieron juegos tan populares como las sillas, el pañuelo o adivina quién soy, pasamos una tarde muy bonita.


  Y como no podía ser de otra manera también hubo pastel, tenía una idea muy clara de lo que quería pero no como proyectarla, por fin se me ocurrió como podía llevarlo a cabo y este fue el inicio ...


La mesita de Nuria un día cualquiera (no está manipulada)

  Como podéis observar tengo la suerte de que ni hija sea una gran lectora, devora libros tiene alrededor de 150 (algunos de multi cuentos) que ha leído y releído incluso más de dos veces, ahora es fan incondicional de Gerónimo Stilton, aprendió a leer sola con cinco años y ya  no ha parado...


Esta era el elemento estrella de mi pastel...



...Hasta que decidió caer y aunque era el elemento estrella del pastel no me quedé sumida en la frustración e ingenié una nueva forma de llevar a cabo mi proyecto.

Corte pastel bicolor


Este es el pastel para recubrí de fondant, se trata del más bueno que he probado, es la receta básica de vainilla de Sugar Mur (esta chica es increíble, nota: tengo que hacer un curso con ella) que teñí de rosa, es tan esponjoso, suave y jugoso que garantiza el éxito, lo bañé con almíbar de esencia de vainilla casero, fui muy generosa. Lo corté en dos partes y en medio puse un brownie de chocolate de dos huevos, y como relleno utilicé ganache de chocolate y GANACHE DE CANDY MELTS!! Sí, como algo tan delicioso cono ese Candy Melts rosa iba a quedarse en la despensa... y ¿si se puede hacer ganache de chocolate negro y blanco porqué no de Candy Melts?

Ganache de Candy Melts

130 grs de Candy Melts
60 grs de Nata 35% de materia grasa

  Calentamos la nata en el microondas y agregamos los Candy Melts, removemos hasta su completa integración y reservamos en la nevera, antes de utilizar sacamos para que se ponga  a temperatura ambiente y batimos para darle más cuerpo ¡listo! a mí me ha parecido un descubrimiento fantástico y sobretodo delicioso.

  Si queréis ver el resultado final del pastel de Nuria, a mí me parece muy bonito, podéis descubrirlo en esta entrada, pero como es el elemento sorpresa de cualquier cumpleaños está escondido, solo tenéis que localizar el enlace que os llevará hasta el, si lo encuentras deja un comentario (sin desvelar de que se trata) y dime que te ha parecido.

Flores con papel. Tutorial paso a paso

  Como algunas me habéis preguntado cómo he hecho las flores para el cumpleaños de Nuria, ahora  que tengo un momento entre lista de catering y dulces varios, he decidido hacer un tutorial paso a paso de la rosa en cartulina, que además de ornamentar mi mesa en noche vieja está complementando invitaciones y chocolatinas. Así como de las flores en papel de seda. A partir de este momento os voy a bombardear a imágenes, ya sé que hubiese sido mucho más sencillo un vídeo, pero no me siento preparada... ya me disculparéis, todo se andará.

 
Rosa en cartulina
Flor en papel seda

   Elegimos el número de hojas y el color, partimos de una primera mitad que doblaremos cual abanico, acabada esta, haremos lo mismo con la restante. Si elegimos servilletas, primero las separamos  por capas.













  Una vez doblado, atamos por la mitad con alambre, si quisiéramos colgarlo ahora sería el momento de introducir una cinta.





  Acto seguido cortamos las puntas, en este caso redondeadas, pero también pueden hacerse en punta sencilla o incluso doble, el tipo de corte determinará el aspecto final de nuestra flor.






 Luego con mucha paciencia separamos una a una todas las capas.








 Y este es el resultado, una manualidad sencilla que dará volumen a cualquier decoración, apta para hacer con niños, Nuria hizo una ella solita, con servilletas, para decorar el regalo de cumpleaños de una nena de su clase, para ello eligió las servilletas con los tonos predominantes en el papel y quedó fabuloso.



Rosa de cartulina
así de fácil, así de rápido

  Cortamos un círculo que a su vez recortaremos dando forma de espiral, podéis marcarlo si queréis pero ya veis que no es necesario...






Una vez tenemos la espiral liamos empezando por el extremo más exterior, hasta el final...





Una vez en este punto solo hay que soltar, no temáis, mantendrá la forma



Para el día de los enamorados se me antoja cava, fresas y nata... ¿podré sorprenderos con un postre especial?
 

Unos Wrappers caseros muy aparentes

  Para la fiesta de cumpleaños de Nuria quería unos wrappers especiales, muy románticos y con aire vintage.Por la web los hay de muy variados para imprimir y la verdad la mayoría  preciosos





  Podemos optar por adquirirlos mediante compra online o imprimirlos, recortarlos y montarlos, pero ambas opciones tienen el mismo inconveniente, el coste y para ser sincera si la impresora no tiene la tinta suficiente o no es lo suficientemente buena la opción de imprimir queda descartada por su propio peso.

  En mi empeño de no gastar en cosas innecesarias he ingeniado la manera de tener algo muy similar de forma rápida y económica (en mi caso muy económica pues ya tenía todos los materiales) seguro que no descubro nada nuevo porque como dice mi hermano: -" todo aquello que tu pienses ya se le ha ocurrido a otro y lo ha colgado en la red"  y aunque así sea para mí es mi pequeño gran descubrimiento.

Unos wrappers caseros muy aparentes


  Necesitaremos blonda de pastelería (en los bazares orientales hay de muchos tamaños y con estampados muy bonitos, ayer las vi por 0,45€ el paquete) yo he utilizado unas que tenía en casa de unos 24 cm de diámetro.



  Recortamos un trozo, como siempre lo he hecho a ojo, pero ahora que lo mido si trazamos una línea de extremo a extremo troquelado de 13,5 cm es la medida que me ha quedado y me parece perfecta, por lo menos para las cápsulas que he elegido, unas blancas básicas de las que podéis encontrar en cualquier supermercado, las bonitas me las reservo para ocasiones donde se puedan lucir.





  Con esta medida de diámetro me han salido tres trozos, dos iguales y uno más pequeño que es perfecto para cápsulas minis ¡no tiramos nada!

  Así tal cual ya tendríais unos wrappers muy resultones, pero porque conformarnos cunando podemos personalizarlos. Me apetecían con ese aire nostálgico y romántico que tiene todo lo vintage, que tendrá ese estilo que me encanta...

  Como antaño cuando era pequeña y supongo que muchas lo habréis hecho he envejecido el papel con té (obtendremos un mejor resultado si tiene un tiempo de reposo), esta técnica la aprendí paralelamente con la de los mensajes secretos con limón, y la empleaba a menudo para hacer pergaminos medievales a los que les quemaba ligeramente los bordes y que albergaban algún poema...



  Ahora solo se trata de pintar la blonda, cuanto más irregular mejor, sin miedo a dejar grandes manchas oscuras, porque el papel las absorberá y obtendréis una sensación muy realista del paso del tiempo que es lo que pretendemos.




Dejamos secar y unimos los extremos con un poco de celo por el interior, y este es el resultado, también he pintado uno con tempera rebajada con agua en color rosa y he dejado uno en blanco para que valoréis vosotros mismos el resultado, yo de todas todas me quedo con el envejecido.




Espero que os sea práctico y os animéis a hacerlos porque no requieren nada de tiempo y quedan muy aparentes ¿no os parece?

¡Por fin merengue!

   Me encanta el merengue, no puedo remediarlo, si tenía ganas de tener una amasadora era por ese utensilio batidor que me iba a entregar al paraíso del merengue casero y lograr hacer mis delicias más dulces.


   Dado que encuentro descabellado comprar una máquina como la Kitchen Air para este menester, siendo exclusivamente para producción casera y teniendo este año esta conciencia del ahorro, decidí pedir a los reyes una mucho más económica, pero no creáis, 87, 26 € de merengue ¡ya son ganas! pero llevo toda mi vida intentado hacer uno medianamente en condiciones y sinceramente luego no te das cuenta y has gastado lo mismo o más en dos tonterías... Bueno sin autoconvencimiento, aquí la tenéis

  No hay que decir que desde que la tengo ya he hecho merengue ¡dos veces! y claro, no me iba a quedar solo con el tradicional, también he hecho uno versión toffe, que ha quedado muy bueno, aunque solo apto para adictos al dulce.




  Hay veces que antes de hacer una cosa ya tienes claro que no deberías hacerla, pero los impulsos son tan fuertes e incontrolados que por más que te esfuerzas en contenerte nada consigue frenar que te precipites al desastre, eso me pasó ayer mientras preparaba el brazo de gitano de merengue que me había pedido mi hermana ¿hay algo que se le pueda negar a un hermano? y si además te trae un sobrinit@ pues menos todavía...
   Había preparado el almíbar, a punto de bola y algo más, montado las claras y unido ambos ingredientes, todo listo, el merengue con un brillo y una firmeza espectacular, retiro el cazo del almíbar para sumergirlo en agua y por el camino no puedo evitar ¡meter el dedo! ¿os lo podéis imaginar?  hacia tiempo que no sentía un dolor tan profundo, todavía estoy preguntándome ¿porqué? pues simplemente porque "me pudo la pasión", el resultado, más de media hora de dolor intenso y un dedo a lo ET que no se cuando voy a recuperar.

  Pero os dejo con el resultado final, porque incluso la pérdida de huellas dactilares mereció la pena.





  Y aunque me gusta algo más esponjoso, lleno de burbujitas de aire, ese merengue que te lo metes en boca y practicamente desaparece cual algodón de azúcar, no estoy descontenta con los resultados que estoy obteniendo, voy a seguir investigando hasta conseguir mi merengue soñado, ese que comí tantas veces cuando Sabina todavía me cantaba aquello de " Y sin embargo", cuanto años endulzaron mis tardes...


Detalle de la rosa negra en fondant

Por suerte tiempo después mis tardes se volvieron dulces por ellas mismas porque "contigo aprendí"