Martes 13 y taller con Alma

Abro los ojos, las 5: 26 de la mañana ¡ME HE DORMIDO, ya debería estar en el trabajo! luces, gritos, carreras, vueltas sobre mi misma... vale, que no cunda el pánico, llama, avisa con serenidad y... ¡corre!

Y así empezó mi martes 13 y no creáis que mejoró con el paso de la horas...

  El subidón adrenalina de los primeros segundos de la mañana desencajó mi cara (literalmente) para todo el día, estaba rígida, irritable y apática. Llego al trabajo después de que cubran mi turno y logro finalizar con más pena que gloria la jornada, justo a las puertas del final, una avería (por suerte ajena a mí) me paraliza y allí estoy, con una chica a la que no sé cómo explicar que va a tener que esperar infinito para poder salir y cruzándome con el pobre que ya me había cubierto a primera hora volviéndome a cubrir por la avería para que pueda plegar a tiempo y claro, se queda sin café ¡sentimiento de culpa!.

  Las 11:00, no tengo nada más que hacer, salvo esperar que llegue la hora de recoger a Ana (15:45) para ir a "for the cakes" para el taller que hace Alma de Objetivo: cupcake perfecto, y eso hago NADA. Hasta que me ilumino 45 minutos antes de la hora y decido ir a ducharme y claro ¡a correr otra vez!

  Así que me encuentro con el pelo empapado y sin posibilidad de arreglarlo, con el aturdimiento ni siquiera acierto a vestirme, y como hoy me veo horrible con todo decido no perder un solo segundo en este menester, los primeros pantalones del armario, el primer jersey (agujero incluido) a juego con el obligado turbante que tendrá que sujetar mi indomable pelo y ¡listo! al salir de casa veo mi imagen reflejada en el espejo ¡¡por el amor de dios!! da igual, ya no hay tiempo ni siquiera para cambiar el objetivo de la cámara para podérmela llevar.

  La llegada a For the cakes.... Otra odisea, entre el segundo 1 y 2 antes de salir de casa imprimo la dirección y ¡cómo no! se queda en la impresora, para llorar. Gracias a internet llegamos con 15 minutos de retraso al taller, todas ya sentadas, presentadas, aplicadas y la encantadora Alma entre ellas. Irrumpimos en la tienda, nos disculpamos por el retraso, Ana toma asiento, yo cuelgo mi chaqueta y mi bolso en el perchero y ¡desastre! (que raro) este se precipita estrepitosamente contra el suelo ante la mirada de todas las asistentes cubriéndome de gloria, ¡genial Mar! ¿querías pasar desapercibida? se forma un enorme revuelo en torno a mí, que me mantengo circunspecta, impasible y petrificada junto al perchero que yace en el suelo junto a las pertenencias de mis adorables compañeras de taller.

  Por fin tomo asiento lo más dignamente posible, pero claro el "maldito" turbante empieza a resbalar por mi pelo ya semi seco y me veo obligada a estar constantemente rectificándolo, creo que incomodo a alguna participante y a mí misma. Voy al baño, el espejo me devuelve mi deprimente imagen, estoy cansada y mi pelo ha empeorado por momentos, no me importa, solo quiero aprender de Alma todo lo que pueda.

  Entre las caras una me parece familiar, alguien por fin se dirige a ella "Joana" ¡no doy crédito! dos blogueras a las que sigo el mismo día. Joana Cazorla tiene un encantador blog lleno de magia, no dejéis de perderos por él, os transportará al mundo de la fantasía.

  El taller transcurre entre risas, nervios, estrés, alboroto, genialidad, trucos, flores, navidad y la ¡buttercream más blanca del mundo! todo esto aliñado con el cariño y el buen hacer de Alma Obregón, una niña encantadora que derrocha entusiasmo y optimismo.

  Estaba tan eufórica por los momentos que estaba viviendo que ya poco me importaba que todo hubiese sido un pequeño desastre, que yo misma aquel día fuese un pequeño gran desastre. Habrán fotos que ratificarán lo que digo, paciencia alguien las pondrá, como he dicho yo no me llevé la cámara...

Bien, hoy es 19 de diciembre día en el que gracias a Joana de Hadas y Grumetes puedo incluir esta foto para vuestro deleite.
 
Aquí la tenéis Alma y junto a ella...
 
...Junto a ella mis pelos, finalmente recogidos con una "goma de pollo", el perchero, el agujero visible de mi jersey, digo visible porque había otro menos visible pero más traumático, mi brazo en posición ¡ y yo donde me coloco! en fin, yo. Por suerte para mí Alma es la que captará toda la atención.
 
  El resultado final sí lo tengo, gracias Alma por prestarnos tu conocimientos durante unas horas, y por la inestimable paciencia que demostraste tener con nosotras, gracias a ti hicimos unas verdaderas obras de arte que además uuuuummmmm ¡¡huelen fantásticamente bien!! tan bien que poco importa haber dormido apenas nada, estoy deseando compartirlas en familia. For the cakes gracias por acercarnos a Alma y por la variedad de productos que tenéis, tuve que contenerme para no arrasar con todo, aún así me traje un trocito de vosotros a casa. Y a todas la que estuvisteis gracias por los momentos compartidos.

Mis cupcakes del taller de Alma en Barcelona

 "Cualquiera que se tome demasiado en serio corre el riesgo de parecer ridículo. No ocurre lo mismo con quien siempre es capaz de reírse de sí mismo." (Havel, Václav)


12 comentarios:

  1. Caray que día más apasionante........pero de esos hemos tenido todas... si yo te contara...je,je,je...

    ResponderEliminar
  2. Por cierto cual es el blog de Joana Cazorla.. así lo puedo disfrutar yo también....

    ResponderEliminar
  3. Hola Isabel, gracias por haber tenido la pacencia de leer mi extensa entrada... si clicas donde dice "encantador blog" te aparecerá automaticamente el de Joana "Hadas y grumetes" Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. jajaja Mar, qué estrés... pero chica, qué querías? era martes y 13, y aunque sólo sea por hacer honor a su nombre jejeje
    Lo explicas todo muy bien y muy ameno... y los cupcakes te quedaron fabulosos!!
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  5. Hola!! yo he ido hoy al curso de Alma y me ha encantsdo!!! me lo he pasado genial y ahora estoy cenando cupcakes!!!

    ResponderEliminar
  6. Madre mia nena...que dia mas estresante!!!! jejejeje Menos mal que tu todo te lo tomas con humor....

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todas por dejarme un comentario, espero haber arrancado alguna sonrisa, todo pasó así tal cual, bueno y alguna otra cosita que he omitido por reservarme algo para mi jeje
    Un día totalmente caótico y lamentable, suerte que los dias empiezan y acaban, entonces en el mejor de los casos el contador vuelve a ponerse a cero.

    Natalia, me acordé mucho de tí, me alegra que disfrutaras, ¡una foto de tus joyas en mi muro! porfa, porfa.

    Un besazo enorme, no sabéis lo que significa para mí estar en vuestro camino.

    ResponderEliminar
  8. sin duda una odisea, al final todo se arregló con esos pedazo cupcakes

    besos.

    ResponderEliminar
  9. A pesar de ser un día muy ajetreado, el resultado final fue fabuloso, unos cupcakes para chuparse los dedos y no te preocupes tu pelo estaba estupendo , la que es guapa es guapa!!!

    Besitos de hada Joana.

    ResponderEliminar
  10. Hola! Hiciste una entrada triunfal y fue genial, como toda una estrella!!! Y no mientas, tu pelo estaba PERFECTO y quedaba fantástico con el turbante! Fue un placer compartir la clase contigo! :)

    ResponderEliminar
  11. que relato..!!! que aventuras..!!!
    Que forma de mantenernos leyendo de principio de fin sin pestañear casi...
    Me quedo como seguidora..
    un abrazo desde Vigo

    Karina

    ResponderEliminar
  12. Ay qué genial tu texto!!!! A mí me pareció que tu entrada fue perfecta y tu pelo también!!!!Fue genial conocerte :) Un beso enorme

    ResponderEliminar

"Cuánto me alegro de que pintes conmigo en blanco y negro graffitis en los muros del planeta y, si falta un color en mi paleta ReGaLaMeLo tu"