Panellets





Me gusta el otoño, sus colores, las alfombras de hojas que se forman en las aceras, la lluvia tras los cristales de mi ventana, el brillo del agua en los tejados, ver a mis hijos sonrientes chapoteando en los charcos... 

Cuando el mes de octubre llega a su fin, se celebra en Cataluña la fiesta de la castañada, donde se comen panellets, castañas, boniatos y fruta confitada, acompañada de Moscatel (un vino muy dulce, derivado de la uva del mismo nombre), es típico ver a las castañeras en las calles vendiendo castañas tostadas bien calentitas que hacen en unos bidones y que te entregan en un cucurucho de papel de periódico (paperina). Esta celebración da la bienvenida al día de "tots sants" o día de todos los santos, en el que no puede faltar la visita al campo santo para honrar y recordar a aquellos seres queridos que ya no están con nosotros.


Recuerdo haber cogido el tren todos los meses de octubre hasta el pueblo vecino solo para tener entre mis manos un cucurucho bien calentito de castañas, como me gustaba pasear con él por las calles de la ciudad o simplemente sentarme en un banco a observar el ir y venir de sus gentes, mientras degustaba su tierna carne.

Entiendo que actualmente sea muy popular la fiesta de Halloween, especialmente para los niños, la difusión a través de los medios y el gran reclamo comercial que supone, cada vez acentúa más la "noche de las brujas" que se está popularizando de manera extraordinaria. No es que no lo encuentre atractivo, Halloween sin duda tiene su encanto, pero si perdemos nuestras propias costumbres, si nos limitamos a adoptar otras de fuera acabaremos perdiendo nuestra identidad. Esta es mi pequeña aportación, porque creo que esta fiesta popular catalana tiene un mucho de romanticismo y un superlativo de familiar.

Panellets, ingredientes (preparar la víspera)

La ralladura de un limón.
250 grs azucar glas (para hacer una masa fina)
300 grs de almendra en polvo
50 grs de patata o 50 grs de boniato
1 clara de huevo





Así se hacen

Mezclar el azúcar, la ralladura del limón y las almendras para conseguir que se integren bien todos los elementos entre sí, una vez conseguido añadir la patata o el boniato (previamente hervida/o) y mezclar bien hasta conseguir una pasta homogénea. Yo me he ayudado de la thermomix, que me ha facilitado mucho la faena. Introducir la masa resultante en una bolsa alimentaria dentro de la nevera hasta el día siguiente cuando será mucho más sencilla de manipular para darle forma.



Preparados para ir al horno

Unos panellets bonitos tienen que tener todos el mismo tamaño, dejando un margen para lo artesanal de la tarea claro está, para conseguir la máxima aproximación he cogido una porción de masa y la he estirado formando un "churrito" que he seccionado en porciones del mismo tamaño, para los panellets alargados. Para los de piñones, chocolate y coco he utilizado el mismo proceso pero luego los pequeños bastones los he convertido en bolas, para los de mermelada (a falta de guinda) y frutos secos solo aplanar la bola y hacer un orificio central para asentar el fruto seco o la fruta escarchada.


Para adherir los piñones y las almendras troceadas solo hay que sumergir los panellets en huevo batido antes de rebozarlos en el fruto elegido, procurando después  cubrir la mayor superficie posible, luego colocarlos en una placa de horno engrasada o con papel sulfurizado, esta última opción es la que yo utilizo, me parece mucho más limpia e higiénica, una vez todos dispuestos en ella pintar con huevo para darles lustre.
Introducir en el horno precalentado a 180º hasta verlos dorados, será entonces cuando estén listos para su consumo.

Una sugerencia, retirar una parte de la masa para que vuestros hijos la manipulen e investiguen con ella, darles la oportunidad de experimentar y decorar sus propios panellets, seguro que os sorprenden! Espero que os animéis a compartir esta tradición catalana con la mejor de las compañías.
Feliç castanyada!

4 comentarios:

  1. una fantastica y tradicional receta, un escrito coerente y con un punto romantico y nolstalgico, algo que me ha echo emocionar, y unas fotos sublimes, al final me tendras que eseñar tu a mi. me encanta todo.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, muchas gracias, me has dejado sin palabras y eso es raro...

    ResponderEliminar
  3. Madre mia Mar!!! Eres increible...nunca dejas de sorprenderme!!! Opino lo mismo que tu, no me gustaria nada que se perdiese la tradicion de la castañada!!! Pasear por las calles y percibir ese olor a castaña calentita....trae tantos bonitos recuerdos de infancia....

    ResponderEliminar
  4. Debería haber hecho tu receta, sí...

    ResponderEliminar

"Cuánto me alegro de que pintes conmigo en blanco y negro graffitis en los muros del planeta y, si falta un color en mi paleta ReGaLaMeLo tu"