Suspiros, galletas, fracasos... y otras cosas

Seguramente si hiciese un cálculo de los kilos de azúcar que he gastado durante toda mi vida intentando hacer merengue la cifra rondaría los 200, mi frustración va en aumento cuando veo que el resto de la humanidad hace unos merengues perfectos, divinos diría yo... bueno, hoy aprovechando que las dulces hermanas Vinuesa habían hecho merengues en su último post, me he animado a emularlas para volver otra vez a la realidad, jamás podré hacer mi dulce preferido, al menos mientras no llegue a casa la Kitchen Air, ciertamente me va bastante bien sin ella, pero ni mi thermomix ni mi brazo consiguen tan codiciado dulce, sé que es una locura, pero estoy dispuesta a hacerle un hueco en mi cocina solo por un merengue...
El resultado no ha sido el deseado ya que les faltaba cuerpo seguramente por falta de entrada de aire en su elaboración, pero prometo superarme, encontraré la manera con o sin KA, algún día haré un merengue de revista, espero que seáis testigos de ello.
Tras el "fracaso" de mis últimas galletas debido a la glasa y como soy muy perseverante y tenaz, hoy os traigo una nueva galleta, la verdadera protagonista de esta entrada, la galleta entre las galletas, esto va a quedar muy pretencioso sin duda alguna. La galleta que demuestra que todo es posible o como diría Ana, mi dulce Ana luego hablaré de ella, que querer es poder. Me parece delicada, perfecta, un trabajo precioso, ¿sabéis porque es tan perfecta? porque no he hecho ningún curso, porque carezco de boquilla alguna de estas tipo 00, 0, 1... porque está hecha a mano alzada, a pulso, con ayuda de una manga pastelera y mucha voluntad, porque esta galleta demuestra que es posible, todo es posible....

No hay más premio que la satisfacción, ni mejor recompensa que el resultado, pero no nos engañemos, no habría sido posible sin la ayuda indirecta de tantos blogs por los que paseo, donde sus abnegadas propietarias nos ilustran, por ello gracias a todas ellas, porque sin ellas esta galleta no habría sido posible.
Y ahora permitidme que agradezca a Ana su regalo de cumpleaños que llegó hace unos días de forma inesperada, se trata del Cake stand que alberga a la delicada galleta, os dejo un primer plano..

Gracias a todos los que me seguis y dejáis vuestros comentarios, a los que estáis empezando y a los que hacéis cosas bellísimas, es un honor teneros a todos por aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Cuánto me alegro de que pintes conmigo en blanco y negro graffitis en los muros del planeta y, si falta un color en mi paleta ReGaLaMeLo tu"